jueves, 29 de septiembre de 2011

El salario del miedo

Buena nota de Patrick Corcoran en InsightCrime sobre la remuneración de los policías. El punto central es algo que ya se había comentado por estos rumbos: la geografía del sueldo policial está mal empatada con la geografía del delito.

Ello implica que, si bien nadie va a arriesgar el pellejo por cuatro mil pesos, se requiere algo más que incrementos de sueldo para tener servicios públicos de calidad adecuada. Y si no me creen, piensen en lo que ha pasado con los maestros: sus remuneraciones ha crecido considerablemente desde 1990 y el estado de la educación no es precisamente el óptimo.

O, en sentido contrario, piensen en Nicaragua: como ha apuntado en varias ocasiones Joaquín Villalobos, la policía nicaragüense es la peor pagada de Centroamérica, pero el país es el más seguro de la región (tiene sus ventajas ser formado por cubanos marxistas-leninistas).

Subamosle pues el salario a los policías, pero no supongamos que esa es la varita mágica para desterrar la corrupción y la ineficacia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada