viernes, 7 de octubre de 2011

Los muertos de Veracruz: preguntas y respuestas

Pregunta: ¿Qué significa el descubrimiento de 36 cadáveres en diversas zonas del puerto de Veracruz y colindancias?
Respuesta: No lo sé de cierto, pero, de arranque, parece significar que, si se buscaba enviar un mensaje disuasivo a los grupos criminales con el lanzamiento de la Operación Coordinada Veracruz Seguro, la transmisión tuvo bastante estática.

Pregunta: ¿Pero no se supone que este tipo de operativos debería "inhibir la acción de la delincuencia organizada" (como dicen los comunicados oficiales)?
Respuesta: Se supone, pero no lo consiguen, al menos no de inicio. Y no lo logran porque sus objetivos se definen en términos difusos. Vean si no el comunicado de la Secretaría de Gobernación sobre el operativo en Veracruz. No se señala como prioridad, por ejemplo, evitar nuevas masacres o castigar al grupo responsable de la barbaridad de Boca del Río de hace algunos días (al fin y al cabo, eso es lo que previsiblemente motivó la operación). Peor aún, el grupo implicado en esa masacre (el cartel de Sinaloa, presuntamente) puede sentirse satisfecho: fue al territorio del rival, mató a 35 personas, logró que el gobierno federal movilizara efectivos adicionales a la plaza de los adversarios (presuntamente los Zetas), les dificultó la vida y no pagó ningún precio por todo lo anterior. O si lo pagó (digamos con la detención de Noé Salgueiro hace un par de días), de seguro no hizo la conexión debida. No sorprende entonces que ahora los Zetas cometan una atrocidad en el mismo sitio: desde su perspectiva, matar a decenas de personas de un jalón no genera ningún costo adicional para el grupo responsable (tal vez sea incorrecta esa apreciación, pero en este asunto, la percepción es lo que cuenta).

Pregunta: ¿Hay algo bueno en todo esto?
Repuesta: Sí. Esta mañana, la Secretaría de Marina presentó a veinte presuntos responsables de los homicidios múltiples de ayer. Es muy positivo que se haya identificado y capturado con rapidez a los presuntos victimarios. Felicidades a los marinos. Sin embargo, no es suficiente: si se busca transmitir un mensaje disuasivo, no basta con sacar de la partida a veinte elementos de poca monta. Es necesario que los Zetas paguen un precio por lo que hicieron y no sólo en Veracruz (ejemplo: se les podrían cerrar narcotienditas o giros negros en Tamaulipas o Nuevo León, o bien apretar las inspecciones en los puntos de cruce que utilicen para pasar droga a Estados Unidos). Y, aún más importante, es necesario que quede clarísima (para los Zetas y para los demás grupos) la conexión entre las represalias y el acto específico.
 
Pregunta: ¿Cuál es la moraleja de esta historia?
Respuesta: Hablando se entiende la gente. Mientras no se pinten rayas en la arena, van a seguir multiplicándose atrocidades como la de ayer o la de hace algunos días.

2 comentarios:

  1. Hola Alejandro,

    Mi nombre es Patrick Corcoran, y me ha gustado mucho tu blog...lei tu comentario en samefacts sobre la proporción de los ingresos que provienen del narcotráfico con mucho interés. Tengo un punto de vista un poco distinto, y luego escribí un post en mi blog sobre tu comentario, y nada más quería invitarte a leerlo y responder si te interesa.

    http://ganchoblog.blogspot.com/2011/10/downplaying-role-of-non-trafficking.html

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. esto no me sirve de nada

    ResponderEliminar